Páginas

03 junio 2008

¿Te extraño?

5 Lombrices comentan
Si hay algo que extraño de ti,
son tus tersas manos bajando por mi abdomen,
tus besos apasionados y tu mirada de tentaciones.
Es difícil olvidar tantas sensaciones.

Si algo extraño,
son las tardes de locura en tu recamara,
donde tus dedos me guiaban por tu cuerpo
como niño hacia la escuela

Fuimos locos,
que por la sed de la pasión nos desgastamos sin notarlo,
entre beso y beso nos fuimos congelando.
Mi ser te extraña, y pide de nuevo un poco de tu cuerpo,
de tu cadera, de tus pechos.
Mi cuerpo extraña el sabor de tus deseos,
con tu lengua incontrolable,
con lo rico de tus besos

Te extraño,
como nunca lo había notado,
me hacen falta tus caricias
para olvidarme del pasado.

28 mayo 2008

Desperté

1 Lombrices comentan
Desperté con unas ganas de ti,
de saborearte, recorrerte,
mi cuerpo pide un poco de ti, sentir tu suave textura
y mis manos sin control
aunada a las delgadas sabanas que nos dan un toque de pasión
siguiendo el camino de tus caderas,
esas que me condenan sin compasión.

Desperté y para mi sorpresa no estas aquí
para cumplir mis caprichos mañaneros
y con tus palabras sentir que soy el mejor
nada de dulces caricias, ni besos con sabor a melón.

Desperté con el deseo de buscarte
pues ya estoy harto de siempre esperarte,
desperté con la idea de no olvidarte
con la ilusión de poder besarte
y con la esperanza de un día encontrarte.

Hoy simplemente desperté con las ganas de amarte.

05 abril 2008

I'm so confused

1 Lombrices comentan
Si ambos supiéramos aceptarnos, tal vez habría muchos cambios por aquí,
tal vez tú y yo somos más que toda esta basura, más que todo
ambos sabemos que es cierto, que el sol que se mete tras las montañas nos vigila
y, aunque a tantos kilómetros de distancia, sabemos que estamos unidos.

No esta mal ser nosotros, lo prohibido es no aceptarnos
ambos somos todo en una figura
y sigo pensando que no es apropiado, todo lo que pienso
que mas da; tu, yo y otra noche de tragos.

Tu cuerpo me intriga…

31 marzo 2008

Pleasure

1 Lombrices comentan
Somos discusiones sin concluir, mi mente y tu reflejo. Quisiera ser ese que siempre perdía el interés tan pronto por las cosas.
Cuatro de la mañana, sigo haciendo figuras con mis sándwiches, volví a los triángulos, volvimos a ser tres. Y uno de nosotros no encaja, ya sabremos quien es.
Entre sombras y luces tenues, me hecho otro trago. Ansío estar ahí

De fondo tengo un rico piano envolvedor, y me insita a odiarte, amarte o simplemente a escapar de aquí.
Me confundes y me atrapas. Caigo entre espirales, giro y giro, nadie me atrapa. Corro hasta el fin, a donde todo vuelve a comenzar, a donde mi mente te empieza a buscar.

Y te encuentro aquí, en donde se desatan las pasiones, ambos nos tomamos de nuestros cuerpos desnudos, observo tus senos tan frescos y puros, mas sin embargo, quisiera que te fueses de aquí, te necesito tanto, pero no puedes, no podemos seguir aquí, este cuarto ya tiene lo suficiente de tus gritos y gemidos, de tus manos y brazos sin control, de esos labios que no paraban de darme tu sabor.
Transformo tu rostro, transformemos nuestros sueños, cambiemos lo que alguna vez fingimos ser, por algo que en verdad quisiéramos ser. Algo que en verdad valdría la pena intentar, alguien por quien valiera la pena luchar.

Y entre tantas luchas, podríamos la victoria encontrar, tal vez en otro cuarto; uno con muebles de cuero, y paredes verde olivo. Uno con una cama lo suficientemente pura, para mancharla con cualquier pensamiento de lujuria.

25 marzo 2008

¿Si me das chanza?

2 Lombrices comentan
Apareciste de nuevo, entre mis tentaciones, tu y ese sillón tan lleno de recuerdos. Volvemos a la rutina, ambos sentados sin más conversación que la de el televisor. Nos reducimos a nada, nunca fuimos nada más que acciones, las palabras faltaron, no recuerdo una buena conexión más que la de nuestros cuerpos medio recostados, sin control, sin temor a nada.
La puerta esta apunto de abrir, hay que calmar nuestras pasiones, otro día de espera, otra tarde de telenovelas.

Pasadas las semanas me tienes aquí una vez mas frente al televisor, ya no esperamos una charla, hace meses que seguimos intentando fingir que aun sentimos algo pero mi rostro me delata.
Sillón, dame una sonrisa, dame otra tarde grata. ¡Demonios!, tu y tus calambres no nos dejan hacer nada. Otra semana de espera, y yo con mis ansias de tenerte.

Debería deja de contar el tiempo, pero quien no lo haría por ese cuerpo.

24 marzo 2008

A tiempo para el destiempo.

1 Lombrices comentan
“¿No seria genial regresar al pasado con todos los conocimientos que tenemos de ahora?”
Tío Rico.

A pesar de que es un cretino, una que otra vez concuerdo con sus ideas. Seria bueno corregir nuestros errores, cada una de esas estupideces que hacemos, las oportunidades que dejamos pasar.
Miles de veces quisiera haberlo hecho, y aunque en un post pasado ya “lo había intentado” con eso de viajar entre recuerdos, creo que debería hacerme a la idea de que eso no es posible.

Con el tiempo no se juega. Ya ven como entre día y día las cosas se cambiaban de lugar.

Hoy me estoy arrepintiendo del futuro, no quiero verme entre carros voladores y ropas de papel aluminio. Y aunque aun estoy en tiempo de cambiar, me arriesgo a los cambios, pensando en que hace años era mi meta en lograr. No es por promesas, no encuentro sentido, lo intentare saldré adelante por mi, por lo que siempre quise ser.

Quiero un futuro a corto plazo como el que soñamos hace unos días, tu y yo, dos jóvenes sin preocupaciones, sin relaciones por las cuales comprometernos viviendo libres en un apartamento.

Vivo por sueños, sueño para vivir. Y aunque soy un sujeto muy cambiante, nada decidido, temeroso de la vida, no me canso de confundir. Una vez mas no se lo que quiero, ni a quien quiero, pero estoy seguro que te necesito aquí.

22 marzo 2008

Rostro de tentaciones.

1 Lombrices comentan
Estuve viendo una pequeña foto tuya, y por un instante supe que me sabes a todo. A lo bueno y a lo malo. A mis ratos de descanso.
Y aun sabiendo que ni tus labios he rosado, me muero por las ganas de intentarlo. Hoy que una vez mas trato de no sentir algo mas, me ganas y me pones de cabeza, me idiotizas, me envenenas.

No se como le haces pero, sinceramente, me apendejas.

Decidí que quizás debería tener más fotos tuyas, para eso del no extrañarte tanto, y talvez busque ese pequeño espacio entre semanas que no les daba a otras personas, y es que me interesas. Por eso insisto tanto, por eso no he tomado.

¿Me creerías si te digo que te extraño?, créeme, si te lo digo es por algo.

13 marzo 2008

Entre sueños e ilusiones.

3 Lombrices comentan
Iba caminando como siempre, solo por la calle y de pronto apareciste, estabas ahí y yo no lo podía creer.
No supe que decir o que pensar, ni siquiera se si me viste tu.
Me puse de nervios cuando caminabas hacia mí, y el cuerpo se congelaba más y más.
Me acelere, quise gritar. Quise correr hacia ti, pero a la vez me quise alejar. Tuve miedo a lo que podría pasar.

De pronto, un sujeto llego a preguntar -¿Se siente bien?- cuando me saco de esa ilusión y tire mis lombrices de goma en el callejón le conteste –Si, gracias estoy bien.- observe hacia el frente y no encontré tu figura. Quizás fue una ilusión, otra ilusión.

Seguí caminando hasta este punto, ¿llevo días caminando o es mi imaginación? Estoy aquí, en esta esquina donde solíamos esperar el camión. Nunca me gusto viajar en camión mi estomago lleno de lombrices (unas de goma y otras no) se revolvía a cada salto que daba ese caballo con motor.
A si, la esquina… me encontraba ahí, una vez mas a oscuras esperando. Una voz, un recuerdo y tu cara de tentación.
Escuche una risa, de esas tan potentes que no puedes evitar escucharlas, de esas que te suenan en el tímpano y a veces te matan. La escuche con atención, la gocé, recordé los momentos de diversión.

Aparecí en el metro, un descanso a mis pies. Estaba solo, las luces parpadeaban como si la oscuridad me quisiera envolver. Al lado de la ventana viendo edificios y postes pasar, las luces se mezclaban, me daban un placer singular. Pensaba en la risa, la buscaba, tenia un nuevo objetivo, esa risa que me alegra y que me mata. Una risa que me de una nueva vida, que me guié y que me de esperanza.

Vi los noticieros, estoy perdido. Tal vez si he caminado lo suficiente, camine de un lado hasta el otro, regrese otro poco. Pero no quiero volver, ya no hay nada atrás para mí. Y aunque no lo creas lo supere. Después de tantas ulceras en mi estomago por esas confusiones, presiones y discusiones.

Aunque tal vez solo me rendí. Deje caer los sueños, los deje morir. Después de tantas derrotas, las victorias fueron muy pocas. Por que creí haber ganado todo, pero después de todo lo perdí.

Y estoy aquí, en el principio. Pero con nueva motivación los hongos y las lombrices, también me llenan de ilusión. Hongos y lombrices alucinógenos para mi mente y corazón. Se distorsionan las cosas, hay muchos colores. Espirales al centro con una cereza de acción.

…¿Y si quiero ser ese pendejo?...

08 febrero 2008

Tuve tantos sueños.

5 Lombrices comentan
Extrañamente yo también lo soñé, y muero por volver a hacerlo, pero he estado tan ocupado que no tengo tiempo ni de parpadear.
Estoy con ganas de soñar, y pensar que todo sigue siendo verdad. Un abrazo apretadito y un besito que me haga suspirar.

¿Recuerdas cuando veía a tus ojos y decía que me perdía?, pues así estoy. Perdido, completamente.
Y no se exactamente donde estoy ni como llegue. Pero no es precisamente el lugar donde uno quisiera perderse. Si por mí fuera, estaría enredado entre sabanas ligeras, soñando.

Soñé con mis días de Marzo, como olvidar esos días de ilusiones; y hoy no quiero recordarlo. Pero tengo cada fecha marcada aquí, en mi piel, para saber que no me olvidare de ti.

Miro a mi reloj y siento que empiezo a odiar la simetría, 11:11… 12:21… y sigo aquí. No odiando a los números, odiándome a mí por ser ese pendejo que nunca supo hablar. Y ahora me la paso aquí, contando el tiempo, pensando, no puedo descansar, y es que en este sueño ya no estas, y me intrigas. Estoy seguro de que ya hay alguien más.

Son solo presentimientos, son solo ilusiones.

Ahora que estas frente a mi, ya nada es igual. Ambos, con rostros de indiferencia comenzamos a dudar. Presiono un poco tu ombligo, ¡no reseteas, no vuelves a comenzar (intentar)! Solo inclino mi cabeza y empiezo a contar.

Uno, dos, tres… ¿tres? No entiendo, nunca entendí. Me aleje y me aleje tanto que jamás comprendí; descuide mis pasos, descuide tus brazos y me perdí.

05 febrero 2008

La formula de la tranquilidad

3 Lombrices comentan

Yo descubrí las matemáticas sin saber de su existencia. Yo solo conocí a los números.
Desde mi corta edad a los 4 años, en que me enseñaron los números, mi mente y cerebro comenzaron a actuar (eso no significa que soy bueno en matemáticas). Comencé con sumas simples, y de ahí siguieron restas y una que otra multiplicación y división.

Este es el método que yo utilizaba cuando me sentía intranquilo, al cual decidí llamarle “La formula de la tranquilidad
¿Pero por que?
Buscaba un numero en mi ambiente, después de ahí buscaba mi resultado final, el cual no era un numero. Lo que buscaba, básicamente era eso, tranquilidad.
Mi numero inicial, lo transformaba, cortaba, unía nuevamente, hasta llegar al fin deseado.
Era un proceso largo y nunca igual. Pasaban minutos incluso podría decir de horas con este proceso.

Últimamente este método se ha vuelto muy complicado, ahora con operaciones mas complejas, ya que últimamente me salgo muy pronto de mis casillas.

A eso se debe mi estatus pensativo. Mi cerebro trabaja muy de prisa, y me voy, y no regreso. Hasta encontrar un buen resultado final. Y de ahí es donde sacan otra idea de que soy raro. Cuando preguntan ¿qué tienes? Y yo respondo, “números”. O me dicen ¿qué piensas? “Operaciones”.

En estos momentos mientras me dirigiré a tomar mi camión hacia la escuela, buscare mi numero, el cual es 2. y tratare de no toparme con una división, si saben a lo que me refiero.

06 enero 2008

Vamos a Marte

3 Lombrices comentan
Al parecer mi viaje culmino un 20 de Octubre
en el cual creí haber llegado a Marte
divagué entre ilusiones que se extendían por días y semanas
el lugar se sentía agradable, hasta encontrar el letrero de
“Es tu imaginación, esta es la tierra de la confusión”

Y por que hasta leer el letrero lo noté
después de tantas semanas me percaté
pensé haber llegado a Marte y me equivoqué.

Regrese triste de mi expedición
llegar a Marte no es un juego
a Marte, a Marte
es mi intención.

Es jueves y sigo pensando
hoy platique con mi corazón
le comente mi plan
y prestó mucha atención

Llegamos hasta aquí
venimos a decirte a ti; mi corazón y yo
que nos vamos
vamos a Marte

Y espero comprendas
que llegar a Marte no es tan fácil
después de descubrir verdades
en aquellas tierras llenas de confusión

Hoy me arme de valor y decidí ir a Marte
dos horas me cuesta el viaje
el destino, es complicado, pero creo llegar
a Marte, llegar a Marte es mi misión.